POINT-BREAK

LA CRECIDA

La Crecida marca el punto de partida. Sus diseños libres e intuitivos, aunque con mucha intensidad, se ven reflejados en los colores y figuras generadas por el chorreado y la superposición de los esmaltes. Una especie de espuma, similar al de las olas al golpear sobre las rocas, se dibuja en la piel de cada una de estas piezas.