SI LA VIDA TE TRAE OLAS DIFICILES, SURFEALAS

LA CRECIDA

Llegó la primera gran crecida del año. Serie de piezas inspiradas en las corrientes de agua que llegan a visitar nuestra costa peruana trayendo consigo olas grandes, olas perfectas,  olas difíciles a las que solo te toca surfear. 

La colección está compuesta por tres partes. La Crecida marca el punto de partida. Sus diseños libres e intuitivos, aunque con mucha intensidad, se ven reflejados en los colores y figuras generadas por el chorreado y la superposición de los esmaltes. Una especie de espuma, similar al de las olas al golpear sobre las rocas, se dibuja en la piel de cada una de estas piezas. En Amanecer aparecen el dibujo intencionado y los trazos más definidos. Tanto estos como los colores, representan el momento del amanecer desde el mar. Momento en que las olas son perfectas, bien definidas y colocadas para ser surfeadas. Como dice el dicho: "Al que madruga, Dios lo entuba".

La colección cierra como el día, con su última luz, la del Atardecer. El también conocido Late comparte los trazos ondulantes de las olas del amanecer e incorpora nuevos degradés de colores. Cuando el sol se oculta, su ausencia nos deja una gama de dorados y rosados que tiñen tanto el cielo como el mar. El escenario ha cambiado y con este sus olas, que se convierten en un reto, a veces por el viento o por el sentido del paso del tiempo reflejado en las últimas horas de luz.